Existen personas que sólo se limitan a cerrar los ojos, masticar lentamente los alimentos y desglosar cada sabor en el paladar.

Piensan, ¡Dios, qué suerte es estar vivo! Al masticar sienten un espectáculo maravilloso con cada plato de comida, agradecidos de poder estar, donde están en ese instante preciso, sienten cada aroma que se desprende del plato, disfrutan de la bebida o del vino que acompaña, buscan la perfección de cada manjar.

La fuerza de estos profesionales del paladar, se ve día a día en muchos restaurante en Barcelona. Intentan atraer con la intensidad de los sabores y la suavidad de sus placeres, un sentir de la manera más apasionada, porque cada experiencia se trasforma en un alimento.

La tendencia ya tiene nombre, los foodies. Este concepto refiere a las personas que se consideran fanáticas del comer y del beber.

Ser foodie no se relaciona al término de ser gourmet, sino a especialistas que buscan una buena comida, acompañada de un buen beber. Según los distintos diccionarios, el concepto de foodie es una persona que complace su interés por la degustación de la preparación y el consumo de un tipo de comida en restaurantes.

En la actualidad, existen muchos foodies con plataformas digitales que les sirven de medio de comunicación. Muchos tienen blogs donde explican sus experiencias ante la degustación de las especialidades y exquisiteces en los restaurantes de Barcelona.

Visitan restaurantes de todo tipo, sus términos clave dependen del barrio, de la región o de la especialidad, en la ciudad condal puedes ver muchas palabras clave que los definen como, paella restaurant in Barcelona, restaurant centre Barcelona, restaurant gothic Barcelona, restaurant la rambla, restaurante Barcelona. Pero esta combinación de términos va mucho más allá, desvela conocimientos de recetas, cartas de restaurantes en Barcelona, inauguraciones, locales alternativos o las últimas tendencias culinarias en el mercado.

Los foodies se manifiestan como los nuevos exploradores gastronómicos, con un buen gusto por la cocina y la gastronomía local e internacional.

La influencia de estas personas comienza a moldear un mundo lleno de posibilidades. La palabra foodie fue generalizada en el año 1984 por un periodista británico llamado, Paul Levy en un libro llamado The official foodie handbook.

Este libro resume que existe una actitud estética detrás de un foodie, tanto en lo que preparan como en lo que consumen. Para ellos, el gusto por la comida descubre nuevos e insospechados restaurantes y sabores adaptados al presupuesto y circunstancias.

En resumen, un foodie va más allá de una tendencia gastronómica, es una persona que hace de su propia pasión un estilo de vida.